Deslizamientos en el sur de Perú dejan cinco muertos en Arequipa

PERÚ.- Las intensas lluvias que caen en el sur de Perú han provocado desbordes de ríos y deslizamientos de lodo que han dejado cinco muertos en dos provincias de la región Arequipa, según informaron este viernes las autoridades locales…

El distrito de Aplao, en la provincia de Castilla, sufrió la caída de un gran deslizamiento de lodo, o “huaico” en idioma quechua, que dejó tres muertos, incluida una menor de 16 años que fue encontrada hoy entre los escombros de su vivienda.

Al menos 30 casas fueron destruidas por el lodo y los daños se extienden a los anexos de Casquina, Caspani y La Barranca, informó el consejero provincial Edy Medina a medios locales.

Asimismo, dos mineros murieron en el distrito de Río Grande, en la provincia de Condesuyos, al quedar atrapados por un deslizamiento en la entrada de la mina Labor San Antonio.

El Centro de Operaciones de Emergencia Nacional (COEN) informó hoy que un contingente de soldados llegó a Aplao para apoyar en las tareas de limpieza en zonas afectadas por el huaico.

El gobierno regional de Arequipa ha llevado carpas, bobinas de plástico, herramientas, colchones y alimentos de primera necesidad para la población damnificada.

Igualmente, la empresa Provías realiza los trabajos de limpieza en el tramo División Aplao – Aplao, de la carretera de Castilla, para despejar las rocas y lodo que han interrumpido el tránsito en esa zona.

El alcalde de Río Grande, Pedro Huashuayo, declaró a la agencia estatal Andina que ha solicitado maquinaria pesada y combustible a Defensa Civil para rescatar los cuerpos de los mineros fallecidos en un socavón de esta localidad.

A su vez, el gobernador regional de Arequipa, Elmer Cáceres Llica, está en Aplao desde el jueves para coordinar con el alcalde provincial, Raúl Cáceres, la ayuda para los damnificados y los trabajos de limpieza de vías y habilitación de carreteras alternas.

Otras regiones del sur peruano, como Tacna, Moquegua, Puno y Cusco, también están sufriendo de intensas lluvias, habituales en esta temporada, pero que han amenazado las riberas de los ríos y causado desbordes en diversos centros poblados, con la consecuente destrucción de puentes, carreteras y viviendas.

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.